lunes, 11 de abril de 2011

Soundtrack del fin del mundo ( I )

Andando por la ciudad, me encontré con la novedad de que el fin del mundo está muy próximo. Y no en 2012 como ya lo habían predicho los mayas; sino en este mismísimo 2011; es más, el 21 de octubre de 2011. Así rezan múltiples carteleras en autobuses, espectaculares y volantes que reparten por el centro, provenientes de una extraña secta americana que esta gastando una enorme cantidad de dinero para difundir el hecho. Claro; si se trata del fin del mundo, pueden tirar la casa por la ventana.


Analizando el folleto (y el sitio internet respectivo) me enteré que la cosa es urgente; el fin del mundo es el 21 de octubre, pero el día del juicio final !es apenas este 21 de mayo! (la biblia lo garantiza)

(Nótese el signo anti-2012: diga NO a cataclismos piratas)

Habrán de entender que tamaña noticia causó mi consternación, por lo que regresé de inmediato a casa para hacer lo más lógico que debe hacerse en tales circunstancias: revisar cuales serán las canciones que serían el playlist adecuado para enmarcar el fin del mundo.

Si nos preguntáramos qué canción nos gustaría escuchar en el fin de los tiempos, estoy seguro que cada uno de nosotros tendría su preferida: Amor Sincero de Rigo Tovar, I Just Call to Say I Love You, o hasta El Triste. De ser este el caso no habría forma de ponerse de acuerdo, y se acabaría el mundo sin que decidiéramos qué escuchar.  Así que mejor propongo un "playlist" constituido por canciones que hablen exclusivamente del fin del mundo. Esta lista no tiene orden particular -si acaso cronológico- y servirá para que tú armes tu propio Soundtrack del Fin del Mundo

Primera parte:  en inglés.

La más viejita que encontré  If I had posesión over Judgment Day de Robert Jhonson grabada en 1936, un clásico del Blues.



Y aqui una versión más moderna del mismísimo "Señor Guitarra" Eric Clapton



Otro clásico gringo es The End of the World que interpretaron literalmente decenas de cantantes a partir de los 60s, incluyendo (gracias Wiki) Anika Invada, Mud, The Carpenters, Loretta Lynn, Herman's Hermits, Brenda Lee, Carola, Bobby Vinton, Imelda May, John Cougar Mellencamp, Johnny Mathis, Julie London, Eddy Arnold, Dottie West, Nancy Sinatra, Sonia, Twiggy, Claudine Longet, Agnetha Fältskog (de ABBA), Rosie Flores, Patti Page, Anne Murray, Nina Gordon, Girls, Vonda Shepard, Exposé, The Vanguards, Leigh Nash, Brilliant, Lobo, Lena Zavaroni, Satoko Ishimine...  bueno hasta doña Susan Boyler grabó su versión. Aqui les pongo la interprete original Skeeter Davis y por favor no se burlen de su peluca ni de su cara relajada; que el fin del mundo es cosa seria:



Y para quitarnos la impresión anterior, aqui la versión de la misma canción, pero con la inolvidable voz de Karen Carpenter. Creo que escuchándola a ella el fin del mundo sería mas alivianado.



Pasando a cosas más modernas, el cuarteto de Liverpool grabó desde Abbey Road, The End no se pierdan la batería de Ringo:




En la misma epoca de los Beatles, The Velvet Underground grababa su primer album homonimo, de un estilo bastante pesadito. Para el fin del mundo el corte número 10, The Black Angel's Death Song



Una de las canciones más apreciadas del fin del mundo sería la del grupo R.E.M. It´s the end of the world as we know it, y tal como demuestra el ritmo movidito de la canción, están felices por ello.



Y ya desde los años 70, Elvis Costello esperaba el fin del mundo (Waiting the end of the world) canción que ha sido usada muchisimo para hacer videos apocalípticos en youtube. Como si fuera la única canción que habla de eso. Aquí uno:



Y del setentero-ochentero grupo Electric Light Orchestra, From de End of The World



Del grupo inglés de rock alternativo The Cure, se hizo famosona The end of the world en 2004:



Del album Atchung Baby, U2 con Until the end of the world.



Hablando de idioma inglés, tal vez mi grupo favorito para el fin del mundo sería Pink Floyd, pero no me decido si la canción perfecta sería Good bye blue sky por su tono de añoranza...



O, Comfortably Numb y es que ese espectacular solo de guitarra de David Gilmour podría bien enmarcar la llegada del fin, mientras estamos cómodamente adormecidos.



Para no dejar, Future Proof que la banda Massive Attack grabó para la pelicula Residend Evil Apocalipse. Es algo anticlimática, como el fin del mundo podría ser:




Y para la gente más aceleradita: habrá muchos que piensen no hay mejor estilo que el metal para enmarcar la llegada de los 4 jinetes del Apocalipsis. Al respecto les propongo Symphony of Destruction de Megadeth...



...seguido de Run to the hills de Iron Maiden, aunque en realidad todo ese álbum de ellos; The number of the beast es totalmente escatológico.



... Y culminando con Angel of Death, de la banda Slayer.



De los menos apocalípticos grupos metaleros está, paradógicamente, Apocalíptyca, esos greñudos chelistas finlandeses. Pero no los dejemos fuera de nuestro soundtrack del fin del mundo; es solo que sus instrumentos no resultan muy ominosos. Estarian buenos como teloneros del fin del mundo; algo así como una obertura. De ellos les comparto Hall of the Mountain King, que ni siquiera es canción metalera, sino clásica de Edvard Grieg, pero que tocada por sus profundos chelos en crecendo creciente, si está buenísima para introducir el apocalipsis. Lo siento por los maniáticos, pero la melodía es terriblemente pegajosa.



La verdad es que todo el metal, es música del fin del mundo. Si hasta albumes enteros graban con ese tema. Tal es el caso de casi toda la discografía de Metallica, los mounstros del trash de quienes pongo aquí, solo por poner algo por que cualquier cosa de ellos suena apocalíptica, pues My Apocalipse de su disco Death Magnetic, la cual granó un grammy en 2009.



Estoy seguro que el metal sería el estilo escogido por muchos para armar su soundtrack del fin del mundo. Personalmente me quedo con Pink Floyd, pero si el apocalipsis dura, digamos un día, pues habrá tiempo de escuchar muchas canciones buenas.

Y eso que todavía falta la parte en español de mi lista, que contiene muchas cosas divertidas, y sorpresas.

Próximamente: Soundtrack del fin del mundo ( II )

lunes, 24 de enero de 2011

Instrucciones para entrevistar a un narco.

La presente es una reflexión que surge de la complicada situación que vive México en cuanto las acciones en contra del crimen organizado, particularmente del narcotráfico, y su relación con los medios masivos de comunicación, particularmente los electrónicos. En las últimas épocas, se han sucedido capturas de importantes narcotraficantes, y en no pocas ocasiones dichos criminales son entrevistados por la prensa electrónica, cuando no por las propias policías que ignorando todos los procedimientos y leyes, difunden a los medios extrañas video filmaciones con los criminales literalmente “lampareados”. Al respecto, las siguientes consideraciones:

1. ¿Por qué entrevistar a un narco?

¿Y por qué no? Cuando es la policía la que difunde estas imágenes lo hace evidentemente con una intención propagandística: para vanagloriarse de la captura. ¿Han visto fotos de pescadores con sus peces vela, o cazadores con sus jabalies? Pues no le piden nada a los shows que monta la SSP tras sus capturas. Pero esto se hace aún antes de que el capturado sea siquiera presentado ya no ante un juez, sino a un ministerio público que lo investigará. Esta costumbre de balconear criminales lampareados es muy cuestionable, pero no es objeto de esta reflexión.

Cuando uno es reportero y duda sobre si hacer o no este tipo de entrevistas, siempre puede aducirse que se hace por “interés periodístico”. Ustedes saben: “es lo que la gente quiere conocer, la sociedad demanda”, etc. Una fórmula cómoda para no cuestionarse demasiado las cosas. Sin embargo, es importante recordar que esas razones periodísticas no están por encima -como no debiera estar ninguna- de las cuestiones éticas. Ante todo, antes de ser reportero uno es persona; y padre o madre o hijo; de manera tal que nuestra reflexión debe ir sobre la pertinencia o no de la acción, y no en términos de lectores de fama o de rating, sino de lo que quiere uno como sociedad. Una entrevista, al igual que cualquier otro género periodístico, debe cumplir con el criterio de informar ciertamente, pero en su acepción más profunda que es la de “dar forma”, esto es, ser constructiva.



¿Por qué entrevistar a un narco? Fuera de la intención policíaca de presumir el trofeo de la batalla, la primera razón es obvia: para conocerlo; para saber cómo piensan, que dicen las personas que en los últimos años han mantenido en vilo la tranquilidad de la gente; en resumen, para conocer al enemigo. Pero dado que el grueso de las audiencias no está en lucha frontal contra el crimen organizado, las policías, milicias y especialistas bien podrían acceder a los expedientes judiciales o realizar estudios en las prisiones, y no en los horarios triple-A de las televisoras.

¿Por qué no entrevistarlo? Pues como todo reo que no es de conciencia; las sociedades convienen en que los criminales comunes no son sujetos del derecho de libertad de movimientos, (prisión) y desde luego, acceso a los medios masivos de comunicación, por que dichas personas actúan en contra de éstas. De esta forma y al igual que son privados de su libertad; no se considera correcto que ladrones, asesinos, o violadores utilicen los medios masivos de comunicación para dar a conocer las razones, motivaciones o pulsiones de sus actos. Los narcos deben considerarse parte de este grupo.

Hay excepciones claro, que se manifiestan en reductos muy específicos de ciertos medios, que manejan estos contenidos en donde el morbo y ciertas filias son cuestionables pero socialmente toleradas. Me refiero a las secciones de nota roja de la prensa, a los periódicos sensacionalistas y a algunos programas de escándalo. Pero estas excepciones –componente importante de la normalidad social- son eso, excepciones, y nunca ocupan los espacios generales de los medios de comunicación.

Para mí la razón más importante para no entrevistar a un narco, es el azoro, la admiración y hasta la emoción que las trayectorias de estos criminales generan en ciertas partes de la sociedad; jóvenes de pocos recursos, o de pocas luces o inspiraciones; casi nula instrucción y que conocen lo que el dinero y el poder de la violencia pueden lograr; es más, jóvenes que sufren la marginación pero que conocen del reconocimiento social que en ciertos casos han logrado criminales con amplios recursos económicos y poder. El azoro ante lo que el poder de fuego, tanto de armas como de billetazos puede lograr, hace que haya muchachos que busquen integrar voluntariamente las filas del crimen organizado. En algunos blogs y foros de internet que manejan el tema del narco sin mucho cuestionamiento, no son infrecuentes las expresiones de apoyo y deseo de adehesión a estos grupos por parte de muchachos y muchachas que ven en esa realidad un muy aceptable proyecto de vida; aunque esta vida no resulte larga.

Las personas y comunidades afectadas con las acciones del narco dirán que sus expresiones no deben ser publicadas masivamente porque se hace apología de sus ilícitos; los defensores de la libertad de expresión, y quienes lleguen a admirar esta forma de vida –o vivan de ella- propugnarán por lo contrario. Como aparentemente no hay ley al respecto, la decisión estará en los editores y responsables de los medios, pero en última, última instancia del reportero.

2. Entrevistando al narco: conocer al sujeto.

Supongamos que de una forma y otra se entrevistará a un narco. Como cualquier otro sujeto de nuestro trabajo periodístico, es importante hacer algo de tarea previa para llegar con cierto conocimiento del entrevistado, y algunas preguntas –que no todas- preparadas.

¿Qué es un narco? La ley daría una definición bastante simplona y redundante, basada en su actividad, pero la verdad es que en el México de hoy un narco es mucho más que un criminal que realiza acciones específicas constitutivas de delito.

El narco es toda una cultura; o como se dice más pomposamente, una subcultura. La subcultura del narco presupone la renuncia implícita (a veces explícita) a ciertos valores, para obtener otros. Dinero y poder a cambio de vidas y honras; las propias y las de los demás. El narco que se asume narco ha hecho una elección: deja uno de ser gente “decente” para ser poderoso y rico; al fin que la decencia se puede comprar o imponer en muchos casos. Si bien esta decisión implica de suyo cierto valor, (es una decisión casi siempre definitiva y determinante, sin vuelta atrás) no conlleva de suyo valor intrínseco. El respeto, la honra y la admiración que se obtienen de, digamos una vida dedicada al estudio o al servicio de los demás; en el caso de los narcos deben obtenerse en mucho menos tiempo por medio de la intimidación, de la amenaza, la imposición, el soborno y la violencia.

Independientemente de otras connotaciones culturales e históricas, el narco es naco. Una amiga dice que alguien es naco cuando de plano no conoce la decencia, la solidaridad, la dignidad. De manera similar al fenómeno de las hermanitas “Cursis” o la cultura Kitsh, el narco es naco porque desentona en términos culturales: mucho dinero y poca sofisticación. Es un naco con dinero; mucho dinero y muy, pero muy pocos elementos culturales para gastarlo. ¿Han visto aquellas litografías de oleos de payasos o niños lloriqueosos con tamaños lagrimones? Bueno pues estoy seguro que en las casas de los narcos o de sus mamás están las pinturas originales. De igual forma se acercan a las actrices más boludas, a las bandas sinaloenses más escandalosas, a las cantantes gruperas más gritonas, y de ahí toda la industria que se genera a su servicio: dorado de rines para camionetas; joyería fina en cuernos de chivo, chuleado de hummers y cirugías reconstructivas a gordos cincuentones.

Como cultura, la del narco sin duda tiene elementos interesantes, y antropológicamente estudiables: música, estética, lenguaje, códigos y formas de vida. Pero creo que los sociólogos y antropólogos deberán esperar a que antes, se resuelva el problema; que termine el enfrentamiento. En todo caso el recurso de la entrevista no creo que sea la mejor herramienta de estudio. ¿Por qué? Porque los narcos no tienen mucho que decir.

3. Preguntas a un narcotraficante.

Hace unos meses, de uno de los periodistas más respetados del país don Julio Sherer, se anunció que había logrado la entrevista del año; nada más y nada menos que con el “mayo” Zambada, uno de los narcos más buscados en su momento. Apenas pudimos, muchos leímos ávidamente: una serie de vericuetos para despistar, traslados con los ojos vendados y varias acciones desorientadoras para que finalmente se diera una entrevista insípida donde el narco segundón contestó lo que quiso a las preguntas que quiso; y se logró lo que efectivamente querían, tomarse la fotografía. Aunque no sé bien a bien si quien quería esa foto era el narco con el periodista, o el periodista con el narco. Se lo chamaquearon, pues.

Luego cayó la “barbie”, y luego el odiado “JJ”, agresor de Salvador Cabañas. Y ambos, mucho antes de ser presentados ante un Juez, fueron entrevistados; uno por anónimos funcionarios de la SSP, y el otro por un muy conocido reportero. Ambas entrevistas fueron difundidas en los mejores horarios, pero resultaron anticlimáticas.

¿Porque en general, las entrevistas con narcos resultan insípidas? Pues porque no tienen mucho que decir: ¿Qué le preguntas a un multi-asesino? “¿Por qué los mató?” ¿Tiene esa pregunta, o su respuesta, algún sentido? No; porque no hay respuesta alguna que justifique tal acción, dentro de la escala de valores convenida en una sociedad. Solo una cosa puede resultar de interés de las declaraciones de un narco; la implicación, la denuncia de otros personajes, particulares, policías o gobernantes, que pudieran estar coludidos con el aprehendido. Pero viniendo de un criminal arrestado y sin muchas opciones dichas declaraciones deben tomarse con cautela, y en caso de ser ciertas, las autoridades (Y a veces los medios mismos) serán los primeros en evitar su difusión.

Los narcos no tienen mucho que decir. En tanto que delincuentes organizados que trafican con estupefacientes, los narcos roban, secuestran, torturan y matan para continuar con ese negocio. Los narcos optaron por una vida que rompe con el contrato social, que no respeta la integridad y la dignidad (Ya no digamos la legalidad, tan relativa), a cambio de dinero y poder. No es algo para ponerse muy orgullosos; tal vez para demostrar que uno es un cabrón; pero los cabrones no generan mitos ni leyendas, como no sea dentro del género literario de la picaresca.

No hay orgullo en ser narco. En aquella foto donde Caro Quintero mostraba orondo sus frondosas matas de marihuana en el rancho “El Búfalo” en Chihuahua, lo que se veía era más orgullo de agricultor, que de narco.

No hay orgullo entonces. Al menos en entrevistas conocidas, fuera de la esquizofrenia de mesiánicos como los de “La familia michoacana” y aparte de los narcocorridos que tienen una mecánica distinta, ningún narco se enorgullece de ser narco ante los medios. Tanto el Mayo, como la Barbie y el JJ se referían en sendas entrevistas a sus “ilícitas actividades” (Término periodístico por excelencia) medio a fuerzas… sin dar detalles, con cierta pena, usando eufemismos, con un poquito de vergüenza. Caray, si yo fuera el “rey de las quesadillas”, o “el coco de los petaqueros”, me extendería presumiendo mis logros, habilidades y técnicas; pero no: Pareciera ser que al ser entrevistados, estos señores esperaan que las audiencias no se fijen en su negocio y la riada de muerte y corrupción que dejan; y apreciaran mejor en cambio lo sanos, lo guapos que estaban, lo esbeltos, lo gallardos que se veían en sus camisas Polo de Ralph Lurent, que admiren sus carros y camionetas, a las reinas de belleza a sus pies, o la cantidad de diamantes engarzados en las cachas de sus escuadras o AK-47. Plumaje puro pues, ritos de aves del paraíso.

No tiene sentido entrevistar a un narco. Salvo denunciar a otros narcos; no tienen nada que decir.

* * *

Después de horrísonas persecuciones en lóbregos pasadizos, doncellas perdidas; litros de sangre transfundida, espejos rotos, muchas balas de plata, pródigo uso de collares de ajo, filosas dentelladas y certeros mazazos a estacas de madera, logramos atrapar al mismísimo conde Drácula en su castillo. Todavía no amanece. Las autoridades llegarán en un par de horas, y tenemos sentado y atado al más famoso vampiro de la historia frente a nosotros. Ponemos un tripié, probamos el micrófono, prendemos las luces (siendo artificiales no afectan al hemófilo) y corremos la cinta de la cámara. Aclaramos la voz mientras consultamos nuestras elaboradas notas. Vamos a realizar la “entrevista con el vampiro”. Y comenzamos: “A ver señor Drácula, ¿por qué hizo lo que hizo?”

Y el abatido monstruo alza la cabeza, abre los ojos inyectados en sangre: nos mira sin pestañear. Lentamente se encoge los hombros mientras hace una sonrisa idiota… y no dice nada.

miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Dijo o no dijo ayer Calderón que el peje es un "peligro para México"?

.

Fragmento de la entrevista concedida por el presidente Felipe Calderón a "Hoy por Hoy, 3ra emisión" de W Radio conducida por Salvador Camarena:

SALVADOR CAMARENA.- Dicen que Andrés Manuel López Obrador se está revitalizando, políticamente hablando. ¿Sique siendo un peligro para México?


FELIPE DE JESÚS CALDERÓN HINOJOSA.- Pues ojalá y no, no sé, ojalá se... mira, la verdad él, como lo dije, me parece una persona que tiene muchos atributos, tiene sus defectos como cualquiera, creo que el mayor defecto que hizo un daño terrible a México con su campaña de terror y de odio antes y después de las elecciones, que el primer damnificado de eso fue él, pues por qué, porque la gente es sensata, hombre, y la gente tiene sentido común, a la gente no le gusta eso, le gusta a sus fanáticos, le gusta a un extremo superradical, le gusta a esta especie de feligresía del odio pero no le gusta al mexicano común que trabaja, lleva los niños a la escuela y quiere vivir en paz y tranquilidad, yo creo que en la medida en que corrija eso va a poder sacar a relucir los talentos que como cualquier persona tiene y ojalá que le vaya bien en eso.


Yo tuve la oportunidad de conocerlo y tratarlo muchos años, te lo había comentado alguna ocasión, y pude percatarme de eso pero la verdad es que el gran problema medular es la peligrosidad que implicó precisamente para los mexicanos.

¿Que es lo que le gusta del iPad al presidente de México?

Fragmento de la entrevista concedida por el presidente Felipe Calderón a "Hoy por Hoy, 3ra emisión" de W Radio, conducido por Salvador Camarena:

FELIPE CALDERÓN.- Prefiero... ¿Sabes qué es lo que no me gusta del Ipad? El teclado (...) A mí me gustan las teclas, yo aprendí mecanografía en la secundaria, para burla de muchos de mis compañeros, por cierto, pero me ha servido formidablemente. Yo llegué a la era de las computadoras siendo verdaderamente, modestia aparte, muy rápido (...) computadora. La verdad es que eso me facilita mucho.




SALVADOR CAMARENA.- Pero pues, bueno...

FELIPE CALDERÓN.- Hay teclados que se adaptan, ya de hecho ya tengo uno; pero la ventaja del Ipad es que uno lo puede trasladar de un lado a otro. ¿Sabes qué es me gusto mucho el Ipad? El google earth, que me permite ademàs, tiene un mecanismo de GPS, y se ve muy claro los mapas, sobre todo cuando voy en helicóptero, que todavía se capta señal, 3G es verdaderamente (...) fascinante.





(...) Como he recorrido todo el país, generalmente utilizo los GPS, tengo siempre un GPS conmigo; en cualquier lugar que aterrizo marco el lugar, pongo mi bandera, digamos, está plagado de banderas el país; pero ahora, además, viendo el mapa con nitidez y facilidad, eso es lo que me gusta del Ipad, fuera de eso prefiero, digamos, el blackberry y prefiero una laptop (...)

martes, 21 de septiembre de 2010

Lo que Apple no quiere que sepas

No soy muy dado a las teorías de la conspiración; como lo es mi amigo @lonjho pero de vez en cuando (Alguna vez en la vida de los hombres) nos suceden cosas que nos situan en medio de teorías conspirativas.

Me explico:

Interesado en los accesorios del iPad y navegando por ahí, me enteré que el accesorio llamado "Camera Connection Kit" recientemente lanzado por Apple, ofrecía lo que se llama un "USB Host", es decir, la posibilidad de conectarle un accesorio de almacenamiento USB pasivo como una unidad de memoria portátil, y desde luego cualquier tipo de cámara fotográfica que maneje este interfáz.

Pero muy poco después de haber salido al mercado tal artilugio, los entusiastas del iPad le encontraron varios usos no documentados. De entrada le conectaron un teclado y... voilá!! funcionó a la primera! y eso que los pícaros desarrolladores de Apple le pusieron una trampa caza-bobos: al primer instante que se conecta el teclado al adaptador USB aparece un mensaje emergente "The attached USB device is not supported"... "Dismiss"... fue solo cosa de darle "OK" al "Dismiss" y de repente al iPad fue completo: hagan de cuenta que era la edad media, y con el teclado el iPad fue la edad completa. (Dr. Cri Crí) .

Con este interesante conocimiento, pasaron un par de meses hasta que tuve el tiempo de ir a la tienda MAC de por aquí en el barrio y encontrar finalmente el accesorio "iPad Camera Connection Kit"; a un costo de $29 Dls en EU o $420 pesos en México (Se agregó el 15% de IVA) y fue más fácil que ir a comprar cigarros (Y eso que ya no fumo)

A estas alturas de mi escrito ya se habrán dado cuenta que lo escribo en un iPad, y -si- con un teclado USB externo. Es el cielo y la tierra! jejej se puede escribir muy bien rapidiísimo.

Poner el iPad como pantalla... y el teclado cerca, parece la computadora ideal: portátil, poderosa y bonita.

Llevo media hora redactando este post, y la baterìa del iPad (aún con teclado conectado) se ha disminuido en nada; lo cual indica que seguramente durará lo mismo. Buena noticia para los escritores que gsutan de viajra ligero; les hemos ahorrado más de 3 kilos de peso!!!

Resumen: el iPad más el "Camera Connection Kit!" hace un iPad más completo.. y todavia me faltaron varias opciones no documentadas!

Stay Tunned.




-- Desde Mi iPad

lunes, 31 de mayo de 2010

Caso #paulette ¿Por que creo en la versión oficial?

Escribí esto hace varios días. No pensaba publicarlo para no armar mas polémica, pero debido a que la PGJEM arremete dentro del caso y publica todos sus hallazgos y pruebas, me parece de elemental honestidad exponer mi posición, máxime que ésta coincide con la de la procuraduría.


  1. Por lo inaudito del accidente. Si se tratara de un montaje, se me ocurren cientos de formas de hacerlo más creíble; incluyendo desde luego, la desaparición del cuerpo.
  2.  Porque dos procuradurías; la PGJDF y la PGR y una agencia gringa (FBI) coinciden en los resultados de las pruebas.
  3.  Porque nadie gana -y muchos pierden- con una muerte tan impensada.
  4. ¿Por qué no olía el cuerpo? Estoy seguro los forenses tienen mejores elementos que yo, pero por mi experiencia en el Discovery, sé que el volumen de grasa determina la descomposición de la piel y por lo tanto el olor. Por eso los niños tardan mucho más que los adultos. Paulette era muy menudita; casi pellejo y huesos. Además estaba bien envuelta en las cobijas.
  5. ¿Por qué no la encontraron los perros? Por que nadie mandó a los perros a buscar al cuarto. Por que en el caso de que los perros hayan entrado, éstos no son idiotas, y nobles ellos, asumen que los humanos tampoco. Para los perros la presencia de Paulette era tan evidente a su olfato como si ella estuviera tendida encima de la colcha: no había nada que buscar; ahí estaba. Además es muy probable que los perros no hubieran recibido la orden directa “buscar” en el lugar más impensado y solo fueron al cuarto a tomar olores de referencia.
  6. Tendieron varias veces la cama: ¿Cómo es posible que no la hayan encontrado? Por fondongas. Hasta ahora ninguna de las que tendió la cama ha declarado que retiró todas las cobijas dejando el colchón pelón.
  7. ¿Por qué no buscaron en el cuarto? La cama fue el primer lugar en que buscaron. Buscaron debajo, seguramente levantaron la cobija; buscaron en el armario. Durante los días siguientes se temía un secuestro o sustracción y se buscó hasta en un rancho en Veracruz. Solo cuando se descarta lo obvio se regresa al principio.
Tengo una reflexión final. Considero muy difícil que la PGJEM y todo el gobierno local pese a todos sus esfuerzos, logren eliminar las suspicacias de la gente, y su falta de credibilidad. La opinión pública siempre cuestionará sus conclusiones, y los causantes de ello son ellos mismos: lo ocasionaron con el manejo histrionico, descuidado, superficial y definitivamente criminal que hicieron del caso los primeros días.

Marte Rojo

Hacía rato que no leía algo de ciencia ficción; y este último título del norteamericano Kim Stanley Robinson “Marte Rojo” (1992) me resultó por un lado muy interesante y por otro difícil de leer. Se trata de un buen burro de más de 500 páginas, cosa no extraña en el mundo de la CF, pero que te introduce en un ambiente de desolación, y en muchos aspectos de desesperanza, como solo podría sentirse estando posado sobre la parduzca, congelada y muerta superficie de Marte.

“Marte Rojo” trata de la conquista y colonización de Marte. -El mejor libro sobre tema jamás escrito, según Arthur C. Clarke- desde la llegada de los primeros colonizadores, hasta la primera debacle; partiendo del año 2026 hasta el año 2061. Como buena ciencia ficción, la obra es una fusión de visión futurista, pedagogía científica, y un escaparate de la historia de la tierra. A pesar de suceder todo lo narrado en Marte, lo que Stanley hace en realidad es reproducir algunos aspectos de la geopolítica histórica terrestre aplicados a la nueva realidad; es decir, los mismos errores históricos –y la misma esperanza- cometidos en el nuevo mundo.

La novela es pasmosa: desde la majestuosidad de la nave que lleva a “los primeros cien”, hasta el tendido de un cable de 36,000 kilómetros de largo entre la superficie del planeta rojo y un asteroide para fabricar un “asensor espacial” pasando por cataclismos planetarios profusamente descritos.

Pero aparte de lo “llamativo”, Marte Rojo es una historia de hombres y mujeres, con sus debilidades y visiones, su pensar tecnológico, humanístico, político e histórico. La historia de naciones, guerras y corporativos multinacionales que confluyen en el pequeño planeta con todo su poder y su ambición.  Marte Rojo concentra el punto de vista, la experiencia y testimonio de 8 de "los primeros cien" colonizadores, en ocho partes narradas  por cada uno de ellos.



A lo largo de los años de narrativa podemos atestiguar la pugna entre los conservacionistas y quienes desean transformar (“terraformar”) al planeta para hacerlo habitable; la búsqueda de nuevas formas de organización social, y la aplicación de adelantos científicos por ahora solo imaginados. ¿Cómo se reza mirando a La Meca desde Marte? ¿Qué posibilidades de sobrevivencia tendrían los gitanos en el planeta? Es el tipo de cosas que la novela revela. Agreguémosle a esto algo de intriga, aventura y amor, y tenemos una obra redonda.

La buena noticia después de terminar la novela, es que forma parte de una trilogía. Siguen “Marte Azul” y “Marte Verde”.

miércoles, 19 de mayo de 2010

El León de Judea

Este post relata un movimiento cultural y religioso originado en dos países muy distantes: Etiopía y Jamaica.

Ocurre que después de siglos de esclavitud colonial, donde naturales africanos eran enviados -muy en contra su voluntad y harto apretados, hay que decirlo- a las colonias de América especialmente Brasil, los estados americanos del sur y las islas del Caribe, subió al poder en un país de África en 1930, un gobernante inaudito: el primer emperador negro en la nación de Etiopía, una de las fuentes más abundantes de esclavos -e inmigración- al Caribe. "Señor de Señores" fue uno de los títulos con que Haile Selassie se coronó, y la noticia llegó como viento fresco de libertad a las colonias esclavizadas.

El Negus Nagast ze-'Ityopp'ya (Rey de Reyes de Etiopía) condujo a su país por casi medio siglo, y a través de la segunda guerra mundial, cuando fueron invadidos por los italianos. Apoyado por los ingleses, Selassie recupera el poder y defiende como león boca arriba su régimen contra múltiples intentos de golpes de estado hasta que pierde el último -obvio- alzamiento socialista en 1974 y muere al año siguiente.

Hasta aquí la historia de un gobernante africano más, pero ocurre que alrededor de su reinado y de forma insospechada se creó toda una mística cultural que perdura hasta nuestros días.

Veamos:

Poca influencia tenía la Etiopía del siglo XX en las paradisíacas colonias inglesas; -más tarde independizadas y convertidas en paradisíacas colonias vacacionales agringadas- pero la sola noticia de que un emperador negro tenía el poder en el país de origen, hizo volar la imaginación libertaria de decenas de miles de negros caribeños en 1930.

El emperador Haile Selassie I fue visto como un Mesías Negro, Cristo venido en su papel de Rey. Selassie era un cristiano copto, -o cristiano ortodoxo de oriente-; o sea muy conservador. Pero de alguna manera su creencia y el sincretismo religioso de Jamaica hizo que sus seguidores hablaran de Haile Selassie I como el último monarca de la dinastía salomónica sentado sobre el trono de Etiopía, de ahí que se cumplía una profecía escrita en Apocalipsis y otros libros de la biblia: "Rey de Reyes y Señor de Señores (Revelación 19:16), León Conquistador de la Tribu de Judah (Revelación 5:5) Elegido de Dios, Luz de este mundo, Regidor del Universo, Protector de toda la fe Humana, Alfa y Omega (Revelación 21:6), Raiz de David (Isaías 9:11, Hechos 2). Los etíopes y sus descendientes caribeños entonces, eran una tribu perdida de las 12 tribus de Israel.

Marcus Garvey, jamaicano luchador por la libertad del hombre negro, dijo: "Miren hacia el este, cuando el rey negro sea coronado, su liberación estará cerca". Marcus enseñaba que la gente de descendencia africana iba a encontrar la paz, la dignidad, la expresión personal y la libertad abrazando a Africa como su hogar ancestral, a pesar de vivir en otro lugar.

La verdad es que Selassie ni se las olía al principio; pero el movimiento religioso creado a raíz de su ascención al trono y la profecía cumplida, -una mezcla de tradición judeo-cristiana y un previo de la "teología de la liberación" caribeña- creció como la espuma en islas doblegadas por la esclavitud. El culto al "León de Judah" deificó a un gobernante que por aquellos años estaba bastante ocupado batallando con las guerrillas socialistas revolucionarias en su país.

Pero algo se enteró de seguro; por que en 1966 (yo tenía un añito) el Emprador Etíope Selassie se apersonó en visita oficial a Jamaica para ver que desmadre se había armado en su nombre. Se encontró con no menos de 30 líderes de esa alivianada religión que -entre otras cosas- promovía el uso de la Cannabis Indica (vulgo mota) para alcanzar estadíos de reflexión y libertad. Yo creo que se malviajó con tales muestras de devoción (o un mal churro), por que despreció la religión que habían inventado en su honor y propugnó por fundar la Iglesia Cristiana Copta Jamaicana, para erradicar las creencias en él como la reencarnación de Jeovah.

La verdad es que casi nadie lo peló. Los seguidores de su involuntaria religión seguían la fiesta con sus tambores y timbales de lata, dándose unos toques de "clase mundial" y creando uno de los géneros musicales más íntimos, cálidos, rítmicos y cachondos que se hayan escuchado sobre la faz de la tierra: el reggae.

Selassie siguió con sus broncas políticas, tal vez azorado por las hordas de greñudos mariguanos que en su honor bailaban toda la noche mecidos por las olas de las playas de Kingston, y como relaté, murió poco después de ser defenestrado.

Pero para la comunidad religiosa inspirada en él, nunca ha existido la muerte de Selassie. Para ellos simplemente ha desaparecido misteriosamente, aunque ya tendría alrededor de 118 años de edad.

El verdadero nombre de Selassie era Tafari Makonnen, y el cargo que ocupó antes de ser emperador etíope era el de ras (Lord) al igual que su padre. Se le llamaba entonces: Ras Tafari.

Sobra decir que este movimiento se llegó a conocer masivamente gracias al cantante jamaiquino de reggae Bob Marley, quien difundió el rastafarismo a nivel mundial hasta su muerte en 1981.


Epílogo

Cuando Etiopía fue invadida por las fuerzas de Mussolini en 1935, uno de los paises que condenó el hecho al abstenerse de votar una resolución en la entonces Asamblea de la Liga de Naciones fue México gobernado por Lázaro Cárdenas. Casi 20 años después el Emperador Haile Selassie I realiza una visita a nuestro país y se entrevista con el ex-presidente para agradecer su solidaridad. Con ese motivo se inaugura una plaza con el nombre de Etiopía en la colonia Narvarte de la Ciudad de México. Esta dio posteriormente nombre a la estación del metro de la línea 3 “Etiopía” (Y la desaparición de la plaza).


En Marzo de 2009 el gobierno del Distrito Federal decretó el cambio de nombre de la estación Etiopía, para ser ahora "Plaza de la transparencia". Desde luego que nadie se enteró, por lo que las protestas de la pequeña pero boyante y alivianada comunidad rastafari mexicana no fueron necesarias; todos seguimos conociendo ese lugar como el "Metro Etiopía"

Larga vida al León de Judea!

martes, 18 de mayo de 2010

La protesta de las papas

El tiránico administrador de aquella finca irlandesa estaba enojado. Las cosechas de papas habían sido malas el año anterior, y peores el siguiente. Malas cuentas iba a rendir a su amo el conde inglés de Erne cuando entregara las pocas ganancias. Presionó a los aparceros para que pagaran las mismas regalías por el uso de la tierra que en temporadas de bonanza. El resultado, los campesinos se enojaron y se le echaron encima. Se unieron, y entre todos no solo le dijeron que fuera a cobrarle impuestos injustos a su señora madre, sino que lo corrieron de aquellas tierras donde nunca se le volvió a ver.

¿El nombre del malogrado administrador? Charles Cunningham Boycott.

domingo, 2 de mayo de 2010

.... Donde la gente chilla y dice barbaridades

Leo en el "Reforma" de hoy la entrevista de un extraño personaje de nombre Alejando Cao de Benós, que funge como delegado especial del ministerio de exteriores de... El régimeJn comunista de Corea del Norte, a las ordenes directas de su vetusto dictador Kim Jong Il.

Cao de Benós hace una defensa de las "bondades" del régimen comunista dentro del cual -dice- todo mundo vive en calma a todos los niveles. "no existe la drogadicción, ni la prostitución, ni las revueltas, ni el divisionismo" Y claro que no, si manifestarse ho criticar al bienamado líder comunista te pondría en la carcel.

Orgulloso, el español advierte que el poder nuclear de Corea del Norte puede llegar a cualquier parte de Estados Unidos, por lo que se ha alcanzado un "equilibrio de paz".

De Benós concluye: "En Corea del Norte todos los ciudadanos son una gran familia y el gran líder Kim Il Sung es el padre. En Corea la gente no es como en los países latinos, cojmo España o Mexico, donde la gente chilla y dice barbaridades. Aquí se enseña a la gente a ser respetuosa.

Bueno, señor De Benós, haciendo berrinche pero eso sí con mucho respeto, le sugiero deje de decir barbaridades y váyase a tratar de engatuzar a la más vieja de su casa.

jueves, 4 de febrero de 2010

Ciudad Juárez: Lloremos a nuestros chavitos.

Una de las funciones más básicas del ser humano es la conservación de la vida. Es por ello que la muerte siempre representa un shock. A diferencia de lo que cacarean comentaristas y reporteros flojos, el mexicano sí le tiene miedo a la muerte; y le tiene un miedo cerval. Es por ello que ante cuaquier muerte, los mexicanos, en tanto que seres humanos vulnerables, buscamos justificar esa angustia que nos causa saber que ya no está el que antes estaba. "Se lo llevó Diosito"... "Ya había vivido todo lo que pudo vivir".. "Era un angelito demasiado bueno para este mundo..."

Cuanto menos morible resulta el muerto, más angustia o disonancia cognoscitiva nos causa: nos abruma mucho más la muerte de un niño que la de un viejito; nos angustia más el deceso de un bibliotecario que el de un piloto de pruebas. Nos causa más incomodidad saber de la muerte de un joven testigo inocente, que la de un maduro criminal armado.

La mejor forma de disipar esa angustia es sin duda a través de la descarga emocional. Especialistas aconsejan como parte del llamado duelo, que los deudos expresen su tristeza, su furia, su dolor por la ausencia del ser querido. Así lo hacen las familias, las viudas, los huérfanos.

A poco de recibir la noticia del deceso, un deudo reacciona a veces de manera irracional: risa histérica, actuación ilógica, y a veces la negación a través del silencio o de la ignorancia. Sólo cuando el deudo comienza a expresar emocionalmente el dolor de su pérdida, el proceso de duelo puede seguir, para llegar eventualmente a una cierta normalidad, que la tradición católica llama estúpidamente "resignación".

Pero ¿qué pasa con la sociedad mexicana? de entre nuestras muchas carencias, los mexicanos como grupo social somos muy poco capaces de descargar como colectividad estas presiones emocionales. Supongo nos gana lo machos.

Como a cualquier grupo humano nos sobrecoge, nos aterra, nos enfurece saber de la muerte de 15 chavitos inocentes que pudieron haber sido masacrados en cualquier casa de cualquier suburbio de cualquier ciudad del País.


La primera reacción de la sociedad representada por sus líderes de opinión fue la misma que la descrita para los deudos directos: la irracionalidad. Atribuir de inmediato la desgracia a la acción o inacción de las autoridades; atribuirlo al hecho de haber realizado la fiesta; a los horarios de los bares, a las amistades con que se juntaban. Querer creer que todos eran pandilleros; tachar al presidente y a todos los niveles de gobierno de asesinos, cuando nada de eso podría explicar por que dentro de todas las abominaciones de la raza se presenta un grupo de sub-humanos a disparar armas contra chavitos de la edad de los hijos de muchos de nosotros.

La triste y cruda realidad es que lo que mató a esos chavitos fueron las balas que salieron de las armas automáticas que dispararon varias personas. Y eso es difícilmente aceptable: queremos tener una explicación racional, cuando no la hay.

Han pasado varios días desde la desgracia de Ciudad Juárez, y no hemos sabido como sociedad aliviar la presión emocional. Las actitudes irracionales continúan. Se sigue tachando al presidente de asesino; no reconocemos que resulta evidente que si llegamos al punto en que un desgraciado dé la orden de disparar a chavitos a todas luces inocentes, y otros cinco o seis igualmente desgraciados la cumplan; algo tiene que estarnos pasando como sociedad; y no sólo es la acción o inacción del gobierno los causantes de la desgracia.

La irracionalidad se extiende. El gobierno federal se apresura a afirmar que la matanza se debió a "ajuste de cuentas entre bandas rivales". Las grandes televisoras nacionales ignoran en las primeras horas el hecho, dándo más énfasis a asuntos menos graves. Los reporteros locales callan por lo que ellos entienden por miedo. Los familiares de los muertos afirman a gritos al gobernador de Chihuahua que el único sospechoso capturado no puede ser culpable por que no se le encontraron armas; en las redes sociales se exige que el presidente cambie su residencia a esa fatídica colonia de Ciudad Juárez (Y de paso envíe a sus hijos a la Guardería ABC de Sonora). Reporteros preguntan a los diputados federales si van a donar parte de su sueldo a los deudos de la masacre. La policía ministrerial chihuahuense asalta los domicilios de los vecinos y se lleva a los jóvenes testigos sobrevivientes en calidad de "levantados" a declarar. En la ciudad de Saltillo, después de hechos parecidos aunque afortunadamente menos trágicos, se registra ausentismo del 60 o 70% en las escuelas al otro día.

Un herradero. ¿Por qué sucede esto?... Por que no podemos asimilar (y difícilmente podremos) que 15 chavitos de la edad de nuestros hijos mueran sin más causa que haber estado en el lugar y el tiempo de su infortunio.

Todos intervenimos en esta sinrazón, en esta reacción ilógica que procede del estupor, de la incredulidad, de la tristeza, de la furia de enfrentarnos con la muerte estúpida, la muerte injusta, la muerte impensable.

Deberá encontrarse y castigarse a los culpables, que los hay. Deberá confortarse y retribuirse a los deudos; que lo exigen. Deberemos trabajar como sociedad y gobierno para garantizar que nunca más vuelva a repetirse esta desgracia. Se los debemos a los chavitos muertos; nos lo debemos a nosotros, se lo debemos a nuestros hijos.

Pero no podemos acometer esas tareas si antes no lloramos, si no descargamos nuestra tristeza, nuestra furia. En este tema somos casi analfabetas. Pasan los días y los días y seguimos sin pasar de la etapa de la irracionalidad, haciendo estupideces, diciendo cada vez más tonterías, negando los hechos, acumulando cada vez más odio entre nosotros mismos.

Debemos aprender a llorar como sociedad. Los anglosajones tienen dos términos para los cuales no hay traducción directa al español, y que nos pueden ilustrar: "Grieve" y "Moan". El primero tiene algo que ver con el concepto de duelo, pero es un verbo, es como llorar, añorar, extrañar al que se fue. El segundo es la expresión física de lo primero; algo así como gemir, quejarse, algo que sale muy profundo de nuestras entrañas.

Llorar a nuestros muertos, cuando nuestros muertos duelen mucho, no es algo que nos puedan enseñar ni los políticos, ni los periodistas, ni los curas, ni mucho menos los autonombrados analistas. Es más bien cosa de mamás, de hijos, de escritores, de cantantes y de otros artistas. Prefiero un poema cortito a un reportaje de dos horas sobre la tragedia; tal vez una canción represente más lo que siento que un discurso presidencial en cadena nacional.

Lloremos pues, a nuestros chavitos, que ya luego habrá tiempo de vengarlos, y de garantizar a su memoria que esto no volverá a suceder.



.