sábado, 9 de mayo de 2009

El gato tecladista; Charlie el de la nariz bailarina y el Canaca.

Charlie Schmidt es un versátil, talentoso y ocurrente artista quien a diferencia de otros representantes de su gremio es, como decimos coloquialmente, muy luchón.  Pinta cuadros y murales, hace esculturas e instalaciones, actúa en performances creando disfraces y escenografías de lo más ingenioso, y ha desarrollado este trabajo en decenas de países de todos los continentes, pero a pesar de ello es prácticamente desconocido.

Charlie tiene un extraño talento. Hace mover su nariz como si se tratara de su dedo índice... es decir, su apéndice nasal literalmente baila y gira a voluntad para todos lados de una manera increíble. Aparentemente lo logra utilizando algun tipo de cristal invisible, pero necesitan verlo para creerlo. La gente le llama "baile nasal", pero él prefiere hablar de "control facial paranormal". Tan chistoso y notable es este movimiento de nariz, que Charlie ha sido contratado en decenas de países para actuar y grabar comerciales, y ha sido invitado a los mejores shows en todo el mundo, pero a pesar de ello es práticamente desconocido.

En 1984 Charlie Scmhidt estaría aburrido en casa cuando -esto es especulación mía- agarró su cámara de video, su teclado musical y atrapó al gato que andaría dormitando por allí.  Grabó en el teclado una cancioncita bobalicona y pegostiosa; vistió al gato con una especie de bata o guayaberita con mangas y todo, que le permitía ocultar sus propias manos al agarrarlo; prendió la cámara frente al teclado y al gato, puso la musica, y movió ocultado por la guayaberita las extremidades delanteras del felino, simulando que tocaba las teclas, al ritmo de la canción pre-grabada. La cara de hueva e infinita resignación que ponen todos los gatos al ser sobados y apapachados por los humanos hizo el resto. "Cool Cat" había nacido; pero Charlie Schmidt seguía prácticamente desconocido.

Sin embargo, debieron pasar 25 años para que un buen día, cuando los hados del web 2.0 se levantaron de buenas, y apuntaron su poderosa varita mágica al azar hacia el chistoso video de 54 segundos que Charlie subió en  2007 a Youtube, cuando el ahora conocido como "keyboard cat" despegaría hacia el estrellato de internet.

Vuelvo a especular sobre el orígen del fenómeno:  En dos años el video del gato tecladista había tenido unos 200,000 visionados que lo confirmaban como un video exitoso sin duda pero no comparable, por ejemplo, ante los 100 millones de visitas que ha tenido la actuación de la señora Susan Boiler. 

Aquí entra otro personaje: Brad O Farrel, un joven texano de 23 años que trabaja de webmaster en NY quien decidió hace tres meses; y no me pregunten con qué motivación,  mezclar el video del gatito pianista con otro video completamente diferente que al igual que el primero tenía tambien algún tiempo en línea.  Este segundo video es totalmente distinto al del "cool cat"; es en realidad terrible. Se trata de una grabación realizada con teléfono celular, de un par de discapacitados que bajan en sus sillas de ruedas por las escaleras eléctricas de un centro comercial. La primera lo hace sin problemas y resulta interesante apreciar su habilidad; toda vez que lo hacen de espaldas. El segundo tiene mala suerte: algo le falla desde arriba y cae hacia atrás por las escaleras, resultando en una serie espeluznante de giros rebotando, silla y minusválido por igual, desde arriba hasta abajo por los afilados escalones de metal. Como todos estos clips del tipo "shock video", dejan una sobrecogedora y desagradable sensación.

Pues lo que hizo el barboncito Brad fue simplemente pegar al gato tecladista justo despues de que la silla de ruedas aterrizaba con su golpeado ocupante al fondo de la escalera.  El gatito nos toma por sorpresa, pero al mezclarse la pegajosa y bobalicona cancioncita con la impresión del guamazo que apenas terminamos de ver, no podemos menos que reirnos. Así es.. una risa nerviosa, incómoda, pero a la vez relajante ya que mucho se agradece después de haber visto esta escena sobrecogedora. Ésta es en resumen la magia.  Brad llamó su video "Play him off, keyboard cat" y ahora tiene la friolera de 600,000 visionados, es decir, 3 veces más que el video original del gato solo.

El resto es historia.  Hay decenas, tal vez cientos del videos del "keyboard cat" asociados con otros tantos videos famosos de internet.  Tenemos el del spiderman que se da un reverendo guamazo en una fiesta infantil; varias persecuciones a alta velocidad en los freeways; un par de desmayados al aire en televisión, aquel famoso perrito que dormido sueña con que lo persiguen  y acostado mueve las patas como corriendo, para levantarse y darse un trancazo en la pared. 

Choques, decenas de caídas, golpes, explosiones, sustos y todo tipo de desaguisados capturados en video por décadas, todos ellos son editados poniendo al gatito tecladista a "corte directo" justo en el peor momento del hecho. Para acabar pronto: Incluso las dramáticas filmaciones de la explosión del dirigible Hindemburg en 1939 han sido editadas con nuestro amigo el gato pianista.

Y en todos esos casos, no puedes dejar de reírte. 

¿Por qué exactamente le gana a uno la risa por la desgracia ajena viendo al gatito quesque tocando el teclado? no tengo la menor idea, pero sumando la popularidad de todos estos videos resulta en millones y millones de vistas al famosisimo felino músico. Estamos pues, frente a uno de los apasionantes fenómenos del internet del nuevo siglo. Las implicaciones de este fenómeno son también interesantísimas: recuerdan que nuestro amigo Charile puede hacer bailar su nariz como nadie en el mundo?  Pues lo siento por él, pero su gato es más famoso que su extraña probóscide. O más bien era; por que a 25 años de haberse filmado, "Fatso", que así se llama el animal, ha de estar tocando jazz en algún antro arrabalero del cielo de los gatos.

Fue la señorita Plaqueta quien llamó mi atención del fenómeno del gato filarmónico; y ella misma puso su aporte al editar el video del acosador del metro de la Ciudad de México que se disfrazaba de mujer para toquetear a las damas impunemente.  Impunemente, hasta que salió en la tele, claro.  Sería yo deshonesto con la Plaqueta si afirmara aquí que su aporte es genial; en realidad es algo chafa para mi gusto; pero logra el mismo objetivo que el gato tecladista primigenio: causar la risa ante la desgracia ajena.

Yo no pude hacer menos: busqué en todo el Youtube y me dí cuenta de que nadie había hecho un video del "keyboard cat" con uno de los fenómenos en linea más famosos de los últimos tiempos en nuestro país: El Canaca. Sí.. aquél extrañado y homenajeado "hijo del papá" a quien injustamente amarraron como puerco y le robaron cincuenta mil pesos, y a quien extrañamos por su prematura muerte.

Bien, pues aquí el video. Gócenlo.



Aqui una muestra de las habilidades nasales de Charlie Schmidt. En su sitio http://charlieschmidt.com/  pueden encontrar más material. 




Finalmente, el video original del gato tecladista. Para ver todas las variantes, a las que se agregan más cada día, simplemente busquen "keyboard cat" en el Youtube. 


Play us off, keyboard cat!!

No hay comentarios: